BLOG | Poesía-Música

Espiritualidad

¡Qué palabra más profunda!
¡Qué pena que no se entienda
la grandeza que encierra
más allá de las creencias!
No es propiedad de los dioses
de esta, o la otra iglesia,
es parte del ser humano
conformando su existencia.
Al igual que hay dos ojos,
un corazón y dos piernas,
hay parte espiritual
como hay razón y conciencia.
Tesoro por descubrir
es esta sutil materia,
que anida en las entrañas
pero dormida ¡Qué pena!
Cuando la nombran, la juzgan
como cosa de la iglesia,
del creyente o consagrado
porque enseñar, no se enseña.
Espiritualidad es tu -yo-
cuando en silencio contemplas
cómo te embriaga el amor,
cómo el corazón se alegra.
Búscate en tu interior
ese cofre de excelencia,
¡Ábrelo! es personal
es tuyo, no de la iglesia.
          Manuel Argudo Álvarez

¿Quieres dejarnos algún comentario?

Tu email no será publicado, únicamente tu nombre y comentario.