XV FORO ADICCIONES, EL ESPEJISMO DE UNA SOCIEDAD LIBRE

MARITA MACÍAS

Presentación del XV Foro Fundación Hugo Zárate

MARITA MACÍAS PRESIDENTA DE LA FUNDACIÓN HUGO ZÁRATE

Buenos días y bienvenidos a este XV Foro de la Fundación Hugo Zárate.  Bienvenidas todas y todos. Especialmente nuestro agradecimiento a José Chamizo nuestro conferenciante de este año, y  a Ana Santos, a Juan Tormo y a José-Antonio Molina-Niñirola, por su participación en el foro moderando los talleres. Y nuestro especial y fraternal saludo para Teresa Miñana, patrona fundadora, que tras años trabajando lejos de Valencia, se incorpora nuevamente moderando la mesa redonda de conclusiones.

Por supuesto, nuestras gracias también a Bancaja por su inestimable colaboración.

También agradecemos la presencia de Nuria Espí, recientemente nombrada por el Consejo de Ministros, Delegada Nacional del Plan contra las Drogas.

Desde la Fundación y ya hace 15 años, celebramos estos foros que nos comprometemos siempre a publicar y fruto del último, el del año 2009, tenéis en vuestro poder el desarrollado en torno al tema “El compromiso por la educación ¿Quién educa?” con la intervención íntegra de Adela Cortina.

También tenéis la ficha personal para poder recibir en el futuro nuestras convocatorias y la hoja de valuación que os rogamos cumplimentéis.

Como habitualmente hacemos, escucharemos la intervención de nuestro conferenciante, José Chamizo, una pequeña parada con un café y el trabajo en grupos, a los que ya os debéis haber inscrito. Terminaremos con la puesta en común de sus conclusiones y marcharemos a comer.  Quien quiera venir, aquí cerquita y con un menú barato, que lo comunique a las organizadoras, a Lola Vicente y Satur Vidal.

Y nos metemos de lleno en el foro de este año.

¿Porqué un foro dedicado a las adicciones?. Pues muy sencillo: desde la Fundación Hugo Zárate tratamos de estar siempre muy alertas a las inquietudes que nos trasladáis quienes participáis en nuestros encuentros, y justamente el pasado año en el que la asistencia fue primordialmente de un público muy joven, de ellos y ellas, de vosotros, surgió la sugerencia de trabajar este tema.

Además, sabed que nuestro querido Hugo, ya hace más de 15 años, estuvo muy comprometido en la lucha contra las drogas desde un convencimiento y posicionamiento personal muy fuerte, en aquellos momentos de gran dureza social por el descalabro que supuso en algunos barrios de Valencia, la llegada de la heroína y la cocaína.

Pero nosotros, acordes con nuestro tiempo,  hemos pretendido un enfoque amplio sobre las adicciones  tal como hemos intentando reflejar en nuestro título, como “espejismo de una sociedad libre”.

Y es que la aspiración a la “felicidad” en términos de derecho y de deber, que consagra la cultura de la imagen y de las gratificaciones materiales en espacios tanto individuales como colectivos, nos aboca  al nuevo dilema entre lo posible y lo imposible, y no tanto al conflicto entre lo permitido y lo prohibido.

El consumismo desenfrenado que, en nombre del “todo se compra y todo se vende”, tiende a hacer creer a la juventud y también a los adultos, que todo pasa por la apariencia y nos hace olvidar que existen, fuera de la publicidad, otras formas de satisfacer nuestras necesidades materiales.

Cada vez son más las personas  adictas sociales al alimento, el sexo, el juego, la compra, la televisión, Internet y el trabajo. Aunque todos estos elementos constituyen parte de la substancia de la vida, su poder adictivo es capaz de enganchar al consumidor  que abusa de alguno de ellos o que se encuentra en un momento de la vida, en una situación de vulnerabilidad, como consecuencia de la baja autoestima, la soledad, el estrés, la depresión u otros factores.

Y pensemos en algo tan cercano a muchos de nosotros como es la ciberadicción con su capacidad adictógena a la nueva red virtual, a caballo entre el trabajo y el juego. Internet opera, además, como puente con otros enganches, al servir de vehículo para otras actividades adictivas, como el consumo, el juego de azar, el videojuego, la pornografía o el teléfono erótico.

En estos momentos, probablemente el conjunto de las adicciones sociales o adicciones en las que no hay sustancia química presente, se ha extendido de tal modo que podría considerarse como una de las formas de enfermedad más representativas de la posmodernidad.

Y no podemos por supuesto olvidar las adicciones “clásicas”, las que nuestra sociedad lleva sufriendo durante décadas y con las que tanta juventud se ha quedado por el camino. Éstas son otro tipo de adicciones pero obedecen a los mismos  condicionantes sociales.

Pues con todo este panorama y esta preocupación por las viejas y nuevas adicciones, así como desde el convencimiento de que se puede salir de ellas, pensamos en José Chamizo  y sobretodo, con la certeza de que es una de las personas que existen en este país, que puede aportarnos la luz más clara sobre este tema, desde ahí tuvimos el atrevimiento de invitar a José Chamizo a dar hoy esta conferencia.

Y aquí lo tenemos y la Fundación Hugo Zárate, ¡¡feliz por tu presencia!!, porque sabemos que tienes una agenda más que apretada y porque tu responsabilidad como Defensor del Pueblo en Andalucía hace difícil el que puedas acudir a todos los compromisos que te solicitan. Aunque creemos también que el visitar y conocernos no te ha costado tanto porque entendemos que nos preocupan las mismas cosas.

José Chamizo es gaditano, licenciado en Historia de la Iglesia Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, diplomado en Biblioteconomía por la Ciudad del Vaticano y licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Granada.

Sus primeros estudios los realizó en Ronda y Algeciras e ingresó en el Seminario de Cádiz en 1967, siendo ordenado sacerdote en 1987, pasando por diferentes parroquias en Andalucía.

Es un hombre polifacético y lleno de proyectos. Ha publicado no solo en diferentes revistas artículos de carácter científico, sino que ha escrito dos libros de poemas. Además y a partir del final de la década de los setenta, inicia su actividad teatral con su participación en el Teatro Estable de Algeciras. Después funda el grupo de Teatro Mejorana, con el que representa obras de las que es autor.

A partir de 1986 y de modo organizado, se introduce en el mundo de las drogodependencias, con distintas responsabilidades en el movimiento asociativo dedicado a las personas excluidas o en riesgo de exclusión, siendo Presidente de la Federación Comarcal de Asociaciones y Coordinadoras de Lucha contra las Drogodependencias del Campo de Gibraltar y Presidente de la Federación Provincial de Cádiz, así como Vicepresidente por Cádiz de la Federación Andaluza “Enlace”.

Antes de ser nombrado Defensor del Pueblo, la Junta de Andalucía le concede la Medalla de Plata en 1994 y en ese mismo año, el Ayuntamiento de los Barrios ciudad que le vio nacer, le nombra Hijo Predilecto.

El Pleno del Parlamento de Andalucía le eligió Defensor del Pueblo Andaluz en 1996, habiendo sido reelegido por unanimidad, en dos ocasiones más.

Ha recibido numerosos premios y distinciones y en el 2002 es nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla; en 2004 Hijo Predilecto de la Provincia de Cádiz y en 2008, recibe la Medalla del Campo de Gibraltar.

Nuevamente muchas gracias por tu generosidad al aceptar nuestra invitación.

Tienes la palabra.