Quién es Hugo Zárate


Hugo Zárate
“Mantener la llama del trabajo día a día no es fácil, pero los hombres y mujeres del movimiento vecinal lo hacemos, porque pensamos que merece la pena trabajar por los demás (…)
Hugo Zárate
Plaza Hugo Zárate
El ayuntamiento de Valencia, aprueba la denominación de una plaza al dirigente vecinal Hugo Zárate.
» Leer más

Libro Hugo Zárate
Hugo Zárate, 1945-1994. Su vida y su compromiso

Leer documento

La inesperada muerte de Hugo Zárate el 27 de Julio de 1994, propició la creación de esta organización, como espacio de reflexión y debate sobre los movimientos sociales, a instancias de un gran amigo como es Antonio Duato Gómez-Novella y con la participación de un nutrido grupo de amigos sobretodo personales.

La Fundación se creó el 19 de Diciembre de 1994.

Hugo Zárate nació en Avellaneda, en Argentina y fue educado en la JOC. Llegó a España en 1976 con 30 años.  Tras pasar la experiencia de su propio proceso migratorio y todos los controles administrativos y legales, consiguió la nacionalidad española, sin renegar de la argentina.

Desde los comienzos dedicó todo su esfuerzo y tiempo libre, a la militancia social a través del movimiento ciudadano en el que creía sinceramente como espacio desde el que intentar una vida más digna y solidaria en los barrios.

Empezó en la Asociación de Vecinos de Malvarrosa donde fue su presidente, y después fue el presidente de la Federación de Asociaciones de la Comunidad Valenciana, hasta su último momento.

Fue un hombre siempre comprometido social y políticamente con su tiempo, tanto en Argentina como aquí, desde un posicionamiento profundamente cristiano y socialista, y se embarcó en las reivindicaciones sindicales, políticas y sociales. Su compromiso era con la Ciudadanía, y las personas que le rodeábamos y tuvimos la oportunidad de disfrutarle, comprobamos que era un  magnífico ser humano, carismático y libre, que a pesar del cansancio, el esfuerzo y las presiones, siempre mantuvo el tono entusiasta y mediador y la generosidad que se traducía en su saber escuchar y  sonreír.

Hugo hoy también como entonces, estaría en la reivindicación social. Hoy tendría tantos aspectos por los que luchar que seguro intentaría estar en casi todos, en aras de la justicia, la paz y la libertad. Y desde luego, pensando que otro mundo puede ser posible y merece la pena intentarlo.

Así que desde estas premisas, la Fundación que lleva su nombre pretende seguir trabajando en esta línea, al tiempo que recordándole.


Últimas palabras de Hugo Zárate
Actualidad de su mensaje – Junio 1994

Mantener la llama del trabajo día a día no es fácil, pero los hombres y mujeres del movimiento vecinal lo hacemos, porque pensamos que merece la pena trabajar por los demás.

Porque cuando hablamos de solidaridad, convivencia y respeto, no son palabras vanas; así lo sentimos y así lo hacemos, asumiendo nuestro compromiso.

Porque somos plenamente conscientes de que cuando nos reunimos en nuestra Asociación, para debatir un tema o un problema que afecta a nuestro barrio, debe primar el bien común, analizándolo en profundidad y buscando la solución más acorde con nuestro entorno, para dar un paso más en la consecución de la calidad de vida.

Decíamos que no es tarea fácil, y ello es así en la medida en que debes sacrificar algunos aspectos de tu vida en pro de la tarea, que es larga y aguda.
Pero los miles de mujeres y hombres del movimiento asociativo lo tenemos claro, los retos y el trabajo no nos amilanan; al contrario, nos impulsan a redoblar el esfuerzo y el compromiso solidario.

Hoy, cuando se nos “vende” justamente lo contrario, la ley del menor esfuerzo; adorar a “Don Dinero”; sálvese quien pueda; el egoísmo insolidario, la falta de respeto al otro; cuando se difama, se miente, se propaga el bulo; cuando el que defrauda a Hacienda es un héroe y el que trabaja por sus conciudadanos y conciudadanas “es un primo”.

Nosotros pensamos, decimos y hacemos justo lo contrario. Por eso, mantenemos viva la llama. Para trabajar por los demás, sólo hace falta querer, tener ganas y hacerlo. Yo quiero, ¿y tú?

Bienvenido, haces falta; cada vez somos más.

Hugo Zárate

ÚLTIMOS ARTÍCULOS